Entradas

Diccionario de sueños: Desierto

Cinco tesis sobre la realidad (o como Borges se olvidó de mí en la hora buena)

Los cuentos son para niños ¿no?